Cómo educar a un cachorro: Guía para principiantes

Convivir con un cachorro nos cambia la vida: un perro te da todo su cariño y puede animarte en los peores días, pero también supone una gran responsabilidad. Por eso, si has decidido ampliar la familia con una mascota, probablemente quieras saber cómo educar a un cachorro. A continuación te ofrecemos algunos consejos para la educación básica de tu perro.

Cómo educar a un cachorro


Un cachorro puede convertirse en la mejor de las compañías con una educación adecuada. Sin embargo, es normal que puedan surgir dudas sobre cuál es la mejor forma de inculcarle esa educación, sobre todo cuando se trata de nuestra primera mascota.
Podríamos resumir las claves para educar a un cachorro en dos puntos: premiar los comportamientos adecuados y corregir las conductas inadecuadas.
En cualquier caso, hay que tener en cuenta algunas cuestiones:

  • En primer lugar deberás preparar tu vivienda para que el cachorro tenga todo lo que necesite: cama, comedero, bebedero, juguetes y mordedores, empapadores, comida de perro y golosinas, mantas y toallas, arnés o collar, correa, bolsitas para las deposiciones, etc.

  • Por norma general, los perros alcanzan la edad adulta a partir del primer año de vida. Es normal que durante los primeros meses cueste más que nos atiendan y nos hagan caso.

  • Es importante trabajar tanto la constancia como la paciencia, ya que la correcta educación de un cachorro requiere un largo proceso.

  • Los primeros días y semanas que pase el cachorro en su nuevo hogar son cruciales para que se sienta tranquilo y seguro, por lo que hay que esforzarse para que sus experiencias sean positivas. Es recomendable darle tiempo para que se acostumbre al nuevo lugar.

Educar bien a nuestro perro es muy importante y muchos expertos coinciden en que lo mejor es empezar a corregir las conductas indeseadas cuando todavía son pequeños. A la larga, este esfuerzo puede ayudarnos a evitar miedos, fobias o conductas inadecuadas.

Dificultad
dificultad Media. Hay que ser muy constante y detectar el momento para corregir al cachorro.

Si no tienes claro si el comportamiento de tu perro es normal o si no quieres ser la única persona que cargue con la responsabilidad de su educación, puedes contratar a un adiestrador canino para que te asesore y te guíe a lo largo de todo el proceso.

Cómo enseñar a un cachorro a hacer sus necesidades fuera de casa


Ningún perro nace sabiendo hacer sus necesidades en la calle. Nos corresponde a nosotros hacerles entender qué lugares son los adecuados para ello, y cuáles no lo son.

Para empezar, hay que tener en cuenta que los cachorros solo empiezan a salir a la calle cuando han completado el calendario de vacunación. Por lo tanto, en relación con hacer sus necesidades, debemos distinguir dos momentos distintos: antes de salir a la calle y una vez fuera de casa.

1. Antes de salir a la calle

Al principio es normal que hagan sus necesidades en cualquier lugar. Es importante intentar no enfadarse y limitarse a limpiarlo lo mejor posible.

Además puedes preparar una zona específica con empapadores o periódicos para que lo haga todo allí hasta que pueda salir a la calle.

Para acostumbrarlo puedes llevarlo a esa zona con frecuencia, sobre todo en ciertos momentos clave, como después de dormir o de comer.

2. Fuera de casa

Cuando por fin el cachorro salga a la calle y empiece a hacer sus necesidades fuera, será el momento de reforzar ese buen comportamiento dándole cariño o premios.

Si lo has acostumbrado previamente a hacer sus necesidades en casa, utilizando periódicos o empapadores, puedes ayudarle a entender la nueva dinámica de forma mucho más fácil: coloca el periódico o empapador en un árbol y espera a que haga allí sus necesidades. Después, prémialo. Al final el cachorro entenderá que hacer sus necesidades fuera tiene su recompensa y dejará de hacerlo en casa.

Lo mejor es establecer una rutina para que el perro se acostumbre a salir siempre a las mismas horas.

Ten en cuenta que lo normal es sacar al perro a la calle tres veces al día. Con los cachorros, sobre todo al principio, suele ser necesario salir a pasear todavía con más frecuencia.
Cómo educar a un cachorro para principiantes

¿Estás pensando en contratar a un adiestrador de perros profesional?
PIDE PRECIO GRATIS

Volver al principio

Cómo enseñar a un cachorro a pasear


En cuanto el cachorro empiece a salir a la calle, comprobarás que para él es todo un nuevo mundo por explorar. En este sentido, es habitual que los primeros paseos sean complicados.

1. Establece unas rutinas

Como en el caso anterior, es importante establecer una rutina. Se trata de que el perro entienda que tú eres quien sale primero de casa y que aprenda a esperar hasta que le des la orden de salir.

Para sacar a tu mascota a pasear puedes optar por el clásico collar o ponerle un arnés.

Si te decides por el collar, hay que vigilar que exista un espacio de al menos dos dedos entre el cuello y el collar. Conforme vaya creciendo, habrá que ir ampliándolo. Y al principio es normal que le resulte incómodo: puedes probar a ponérselo en casa unos días antes para que se acostumbre a llevarlo.
En los primeros paseos es conveniente utilizar una correa corta que nos permita controlar mejor al cachorro. Si te resulta muy difícil de manejar, puedes probar a llevarlo a una zona segura en la que puedas soltarlo para que corra y juegue; después, más cansado, el paseo será más sencillo.
Lo ideal es enseñarles a caminar junto a ti o detrás, intentando evitar en la medida de lo posible que tome una posición de liderazgo yendo por delante. Puedes llevar un premio en la mano durante los primeros paseos para que se sienta atraído a través del olfato y se acostumbre a pasear a tu lado.

Y por supuesto también hay collares y arneses especiales anti-tirones que pueden utilizarse, como los HALTI.

2. ¿Y el bozal?

También puedes acostumbrar a tu cachorro a llevar bozal, para evitar que coma cosas del suelo. Y, en función de la raza, podría ser obligatorio que lo lleve.

Puedes comprobarlo consultando el Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo, por el que se desarrolla la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos.

En el artículo 2 se indica qué perros son considerados potencialmente peligrosos y remite al Anexo I y al Anexo II, en el que se señalan las razas y las características que tiene un perro así categorizado.

Cómo educar a un cachorro para que sepa estar solo


Aunque un cachorro no deja de ser un bebé y, por lo tanto, quiere pasar todo el tiempo posible acompañado, es importante fomentar su autonomía en cierto grado. Hay situaciones en las que tendrá que estar solo, como a la hora de dormir o cuando tengamos que ir a trabajar.

1. A la hora de dormir

Cuando llega un nuevo cachorro a casa, uno de los primeros pasos consiste en decidir dónde va a dormir para colocar allí su cama. Si decides que duerma en otra habitación, es posible que llore las primeras noches.

Lo mejor en estos casos es dejar que se calme solo, ya que si acudes cada vez que llore, se acostumbrará a hacerlo.
También se les puede dejar un reloj y una botella de agua caliente junto a la cama, para que les recuerde el latido del corazón y el calor corporal de su madre y sus hermanos. Poner música suave o la radio de fondo también podría llegar a ayudarle.

2. Consejos para evitar la ansiedad por separación

Como ya habíamos adelantado, para un cachorro es muy difícil estar solo. Por eso dejar al perro solo en casa es una prueba de fuego: puede llegar a volcar su ansiedad en acciones destructivas.

Para evitarlo lo mejor es ir dejándolo solo de forma progresiva: primero unos minutos, después media hora, etc. Por supuesto, hay que ir ampliando el tiempo según vayan pasando los días y de forma progresiva.

También hay juguetes especiales pensados para distraerlos, que pueden llevar comida en su interior que va saliendo conforme el cachorro los manipula.

Cómo educar a un cachorro para que no muerda


Como ocurre con los bebés humanos, los cachorros de perro mudan los dientes. El período de dentición puede variar en función de cada perro, pero suele darse entre los 3 y los 7 meses de vida.

Durante el proceso es normal que el cachorro sienta la necesidad de morder cosas para aliviar el dolor. Cuando veas que va a morder un objeto que no debe, tendrás que corregirle y ofrecerle uno de sus juguetes. Así aprenderá qué es lo que puede y lo que no puede morder.
IMPORTANTE: No se le debe dar el juguete de forma demasiado inmediata, ya que podríamos conseguir el efecto contrario y darle a entender al cachorro que le estamos premiando por morder lo que no debe.
Si trata de morderte a ti jugando (un comportamiento que para él es natural), la mejor forma de proceder es quejarse y dejar de jugar. Pasado un tiempo, se le puede ofrecer un juguete que pueda morder.

Además, a la hora de jugar, es importante que seas tú quien ponga el orden y quien inicie y finalice el momento de juego. Y hay que premiar sobre todo que suelte los juguetes, no que los coja.

Consejos para educar a un cachorro

¿Estás pensando en contratar a un adiestrador de perros profesional?
PIDE PRECIO GRATIS

Volver al principio

Cómo enseñar a un cachorro a comportarse con la comida


Cada perro es un mundo, por lo que antes de nada tendrás que tener claro qué cantidad de comida le corresponde a tu cachorro a lo largo del día.

Lo más habitual es darles pienso y este tipo de alimento suele contar con una tabla que indica la cantidad en función del tamaño y peso del perro. En cualquier caso, puedes solicitar asesoramiento en tu clínica veterinaria.

Pero, más allá de los consejos nutricionales, es importante enseñar al cachorro a relacionarse de una forma sana con la comida:
  1. Como ocurría con los paseos, es importante establecer una rutina y darle de comer a las mismas horas. Es normal repartir la comida en varias raciones al día, sobre todo cuando el perro es todavía un cachorro.
  2. Enséñale que eres tú quien controla la comida: para ello puedes meter la mano en el plato mientras come o retirárselo. Si se enfada, tendrás que imponerte y corregirle.
  3. Si come muy rápido, tiene que aprender a calmarse. Para ello existen ciertos comederos con un diseño especial; para que le resulte más difícil comer rápido.
Ten en cuenta que existen patologías graves como la torsión gástrica que pueden tener relación con determinadas conductas, como comer demasiado rápido, sufrir estrés durante la alimentación o realizar ejercicio excesivo antes o después de las comidas.

Cómo enseñar órdenes básicas a un cachorro


Los cachorros pueden ser realmente impredecibles y muy difíciles de controlar. En este sentido, es interesante enseñarles algunas órdenes básicas.

El proceso de aprendizaje se basa en el mismo principio que expusimos al inicio: recompensar los comportamientos adecuados.

1. "Ven aquí"

  1. Primero elige un lugar adecuado. Lo ideal es buscar un recinto cerrado o que controles. Puedes comenzar con el perro suelto o con una cuerda larga, e ir aumentando la dificultad a medida que el cachorro vaya respondiendo.
  2. Cuando el cachorro se aleje, llámalo. Puedes llevar un premio o un juguete en la mano para animarlo a venir.
  3. Es posible que al principio te cueste hacerle entender qué es lo que quieres. Cuando te obedezca, premia ese comportamiento.
  4. Por supuesto, hay que repetir el ejercicio varias veces al día durante varios días. Cuando consideres que el cachorro ha aprendido la orden, puedes ir retirando las recompensas poco a poco.

2. "Siéntate"

  1. Coge una golosina y muéstrasela a tu cachorro para llamar su atención.
  2. Levanta la mano con la golosina por encima de la cabeza del perro. Él seguirá con la mirada el premio y no tendrá más remedio que sentarse.
  3. Introduce la orden "Siéntate" y premia a tu cachorro. Repite el ejercicio tantas veces como sea necesario.

3. "Túmbate"

  1. Primero, haz que el perro se siente.
  2. Coge una golosina y mueve tu mano hasta el suelo, para que el perro la siga. Espera hasta que el perro apoye los codos en el suelo.
  3. Introduce la orden y prémialo. Repite la rutina hasta que el cachorro asocie la orden al movimiento.

¿Cuánto cuesta contratar a un adiestrador canino?


La paciencia y la constancia son las claves para educar bien a un cachorro. Si los consejos que hemos señalado te han parecido muy complicados, o crees que no van a funcionar por tu cuenta, tal vez te convenga buscar ayuda especializada.
El precio por sesión del adiestramiento de perros suele rondar entre 25 € y 50 €.
También has de pensar que un adiestrador canino en Madrid puede tener tarifas ligeramente distintas que un adiestrador de perros en Valencia. En cualquier caso, un adiestrador canino profesional valorará el comportamiento de tu mascota y te dará las pautas más adecuadas para ayudarte a corregir las conductas indeseadas.

¿Estás pensando en contratar a un adiestrador de perros profesional?
PIDE PRECIO GRATIS

Volver al principio