Cómo reformar la cocina sin obras por pasos

Aunque parezca casi imposible, hay muchas reformas y cambios con los que se puede renovar una cocina sin necesidad de hacer obras. ¿Quieres averiguar cómo reformar la cocina sin obras? Te lo contamos en este artículo.

Pasos para reformar la cocina sin obras


Reformar una cocina puede convertirse en una ardua tarea. Sin embargo, hoy en día existen distintas soluciones para poder realizar los cambios deseados sin tener que hacer obra. En este tutorial te explicamos cómo conseguirlo, centrándonos en cada parte de la cocina.

Para empezar queremos resaltar algunos materiales muy utilizados en este tipo de reformas sin obras. Son materiales que, por norma general, se aplican de forma rápida y limpia, sin generar escombros ni otras molestias.

materiales y herramientas Materiales
Pintura - Microcemento - Vinilos - Luces LED - Papel pintado.

En cualquier caso, la estética de tu cocina sigue estando en juego y, si no se dispone de experiencia previa, colocar estos materiales puede resultar más complicado de lo que podría parecer en un primer momento.

Dificultad
dificultad Media. Aunque hay ciertos cambios que pueden hacerse por cuenta propia, siempre es recomendable contar con una empresa especializada en reformas de cocinas.

¿Necesitas contratar una empresa de reformas de cocinas?
PIDE PRESUPUESTOS GRATIS

Volver al principio

1. Cambia las lámparas

Hoy en día es posible escoger entre múltiples diseños: desde los clásicos focos empotrados hasta lámparas colgantes con mucho estilo. ¡Incluso puedes jugar con el color de las bombillas!
Mientras que la luz blanca se asocia a entornos limpios, pero más fríos, las luces amarillas pueden aportar algo más de calidez.
Y recuerda que siempre es recomendable apostar por las luces LED, que además pueden ayudarte a ahorrar energía.

Sea como sea, el punto de partida para renovar la iluminación de la cocina siempre es el mismo: hay que tener en cuenta la cantidad de luz natural de la que disponga la estancia, e ir tomando decisiones a partir de ahí.

2. Pinta las paredes

No hace falta quitar los azulejos para que tu cocina parezca nueva. Es posible encontrar pinturas y esmaltes especiales para azulejos, e incluso puedes probar con papel pintado.

Por otro lado, si resulta que tu cocina no tiene azulejos, puedes plantearte añadirlos para conseguir ese cambio tan esperado, aunque también puedes apostar por las superficies de vinilo resistentes a la humedad.

Sea como sea, lo mejor es proteger el frente de la zona de los fuegos para salvaguardar la pared de posibles salpicaduras. Puedes elegir un antepecho que combine con la encimera.
Apuesta por la pintura de pizarra: Puedes aprovechar alguna de las paredes para incorporar este tipo de pintura. No solo conseguirás darle un toque de estilo a la cocina, sino que además obtendrás un espacio perfecto para anotar la lista de la compra, dejar mensajes a tus familiares o compañeros de piso…

3. Pon un suelo nuevo

Los pavimentos continuos y, en concreto, los suelos de microcemento están cada vez más de moda en las cocinas y te ofrecen la oportunidad de conseguir un suelo sin juntas, fácil de mantener, disponible en distintas tonalidades y que se instala fácilmente sobre el pavimento anterior.

También puedes optar por suelos vinílicos que, aunque no son continuos, son fáciles de colocar y bastante económicos.

4. Cambia los grifos

Es un cambio bastante económico que, además, puede ayudarte a controlar mejor el consumo de agua, ya que hay dispositivos más modernos preparados para ayudar a reducir el consumo.

Volver al principio

5. Renueva las encimeras

Hoy en día hay múltiples materiales entre los que puedes escoger para cambiar la encimera: piedra natural, madera maciza, acero inoxidable… Aunque es cierto que puede suponer una inversión algo más elevada, ayudará a renovar la estética de cualquier cocina.
Si decides hacerlo por tu cuenta, no olvides que hay que tener mucho cuidado a la hora de retirar la encimera antigua para no dañar los muebles, y después hay que cortar la encimera a medida y hacer los correspondientes agujeros para los fogones o la vitrocerámica y el fregadero.
Poner encimeras nuevas

¿Necesitas contratar una empresa de reformas de cocinas?
PIDE PRESUPUESTOS GRATIS

6. Cambia los muebles de la cocina

Hay muchas formas de hacerlo de forma económica:

  • Por ejemplo, puedes limitarte a cambiar las puertas, manteniendo la estructura interior.

  • También puedes pintarlos con esmaltes especiales para muebles (en algunos casos es posible que ni siquiera haga falta lijarlos), combinando incluso varios tonos de pintura. Esta puede ser la mejor opción si los muebles están hechos a medida y no hay forma fácil de conseguir recambios económicos.

  • O puedes cambiar los tiradores. Si los orificios de los nuevos no coinciden con los viejos, antes de pintar el mueble es recomendable taparlos con masilla, lijar y perforar para adaptarlos al nuevo tamaño.

7. Dale tu toque personal

Al final la decoración que escojas será lo que haga que tu cocina sea especial.

Especieros, tarros, pequeños electrodomésticos… Todos estos elementos ayudan a que la cocina tenga un diseño único. Pero también puedes aprovechar para añadir cuadros, plantas, estores para las ventanas y otros objetos decorativos que consigan que tu cocina tenga un aspecto único.

¿Cuánto cuesta reformar una cocina sin obras?


Uno de los principales motivos para reformar la cocina sin obras, además de ganar en comodidad, es ahorrar en el presupuesto.
El precio de reformar una cocina suele oscilar entre 2000 € y más de 15.000 €, pero en el caso de las reformas sin obras el coste dependerá fundamentalmente de los cambios que se realicen y de los métodos escogidos para ello.
Por ejemplo, es posible encontrar precios para poner suelo vinílico desde 10 o 12 €/m2, mientras que el microcemento suele partir de unos 50 €/m2. Por otro lado, se pueden renovar las paredes con papel pintado desde 15 €/m2.

En cualquier caso, también hay que tener en cuenta el coste de la mano de obra. Los servicios de reformas de cocinas en Madrid pueden tener un coste distinto a los de Málaga o Zaragoza. Al final, la mejor forma de salir de dudas es solicitar presupuesto a profesionales.

¿Necesitas contratar una empresa de reformas de cocinas?
PIDE PRESUPUESTOS GRATIS

Volver al principio