Cómo reparar la tarima flotante: Instrucciones para su adecuado mantenimiento

Es habitual escoger suelos de tarima por las ventajas estéticas que ofrecen. No obstante, con el paso del tiempo es normal que reciban golpes o que se produzcan arañazos al mover los muebles, y estos daños no siempre son sencillos de reparar. Por eso queremos contarte cómo reparar la tarima flotante y ofrecerte algunos consejos de mantenimiento.

Cómo reparar la tarima flotante


Los suelos de tarima pueden verse afectados por varios tipos de desperfectos: arañazos o rayones, crujidos, zonas que se levantan... Para cada una de estas circunstancias existe una solución específica, aunque en ocasiones puede ser necesario contar con la ayuda y experiencia de un profesional.

Sea como sea, a continuación te indicaremos cuál es la mejor forma de proceder en cada caso.

Dificultad
dificultad Media. La dificultad depende del tipo de desperfecto al que te enfrentes.

1. Reparar los arañazos o golpes en la tarima

La tarima no es especialmente resistente a arañazos y golpes, por lo que simplemente el uso diario puede terminar generando imperfecciones en el suelo. ¿Cómo se pueden arreglar o disimular estos desperfectos?
  1. El primer paso es tan sencillo como adquirir ceras o masillas especiales para este tipo de suelo. Vigila que el color sea parecido al de la tarima.
  2. Aplica la cera sobre los rayones o golpes que hayas detectado. Después tendrás que extenderla, para lo cual puedes ayudarte de una espátula.
  3. Retira el producto sobrante y, para terminar, lija la superficie.
Este sistema también suele utilizarse para reparar golpes o arañazos en suelos laminados.

2. Arreglar la tarima levantada o abombada

Se trata de un problema bastante habitual y puede tener varias causas:
  • Puede deberse a una incorrecta instalación de la tarima.
  • También puede hincharse a causa de la humedad.
  • En el caso de los suelos de parqué, el problema puede estar en la solera que se aplica antes del suelo.

Sea cual sea el origen del desperfecto, en estos casos la solución más habitual consiste en sustituir las zonas dañadas. Para ello suele ser necesario contratar a un profesional.

¿Quieres contratar a un profesional para que arregle tu tarima flotante?
PIDE PRESUPUESTOS GRATIS

Volver al principio

3. Reparar la tarima que cruje

Con el paso del tiempo pueden aparecer crujidos en ciertas zonas de la tarima. Para amortiguarlos se puede optar por aplicar productos que hidraten la madera, aunque también hay productos que se cuelan por las rendijas y rellenan los huecos que están provocando el problema, amortiguando el ruido.

En el caso de los suelos de parqué, el problema puede estar de nuevo en la solera. En este caso suele ser recomendable levantar el suelo y renovar la solera.

Consejos para arreglar el suelo de tarima

¿Cuánto cuesta contratar a un profesional para reparar la tarima?


Como has podido comprobar, en ciertos casos la reparación consistirá en sustituir parte del suelo. En estas situaciones lo más recomendable es contratar los servicios de un profesional experto en montaje de tarima.
Solo el precio de la mano de obra para poner la tarima podría oscilar entre 5 €/m2 y 15 €/m2. El precio del material dependerá del tipo y de la calidad de la tarima.
En cualquier caso, hay que tener en cuenta que el precio de la mano de obra puede variar en función de la zona geográfica. Por lo tanto, las tarifas para instalar tarima en Barcelona pueden ser ligeramente distintas a las tarifas madrileñas, valencianas o de otras zonas del país.

Por otra parte, en los suelos de parqué y de madera maciza existe la posibilidad de acuchillar o lijar la superficie para eliminar los desperfectos. En estos casos podríamos hablar de precios de acuchillado de entre 10 €/m2 y 30 €/m2.

Consejos para el mantenimiento de la tarima


Con los suelos de tarima no basta con conocer las claves para repararlos; siempre es recomendable seguir una serie de pautas para mantenerlos en perfecto estado el mayor tiempo posible:

  • Evita el exceso de humedad: La tarima suele estar fabricada con madera (en mayor o menor medida), y este material no suele ser compatible con el agua. Si se moja el suelo, lo mejor es secarlo inmediatamente para evitar que el agua se filtre. Incluso se puede utilizar un secador.

  • Protege las patas de los muebles: Arrastrar los muebles es una de las principales causas de los arañazos en los suelos de tarima. Para evitar que esto llegue a ocurrir se pueden calzar las patas de los muebles con fieltro u otro material que evite que el suelo se dañe. También podemos optar por caminar descalzos por casa, ya que es una buena forma de evitar dañar el suelo.

  • Utiliza productos de limpieza adecuados: Cuando se mancha el suelo de tarima es importante limpiarlo cuanto antes. No obstante, es imprescindible utilizar productos de limpieza suaves que estén especialmente pensados para este tipo de suelo. En este sentido, conviene evitar los productos ácidos. Si cae pegamento o algún material pegajoso, se puede utilizar un elemento incisivo no punzante para ir frotando poco a poco la mancha con quitaesmalte.

¿Quieres contratar a un profesional para que arregle tu tarima flotante?
PIDE PRESUPUESTOS GRATIS

Volver al principio