¿Cuánto cuesta instalar un pararrayos?

Rango de precios

5.000 € - 6.800 €

Precio medio a nivel nacional

¿Cuánto cuesta instalar un pararrayos?
3.000 € 5.000 € 6.800 € 9.000 €

Descubre los precios de instalación de sistemas de protección contra el rayo

Los rayos son fenómenos atmosféricos muy potentes, capaces de partir árboles o fundir la arena. Por eso hoy en día la gran mayoría de estructuras y edificaciones disponen de sistemas de protección específicos. ¿Necesitas instalar uno? En esta guía de precios te contamos cuánto cuesta instalar un pararrayos.

Calcula tu presupuesto de instalación de pararrayos
Indica el tipo de inmueble en el que quieres instalar el pararrayos y pulsa el botón 'Calcular mi presupuesto'
CALCULAR MI PRESUPUESTO
Tu presupuesto es de:
-   €
IVA incluido. Presupuesto aproximado.

Índice

¿Cuánto cuesta la instalación de un pararrayos?


La instalación de sistemas de protección contra el rayo suele costar entre 5.000 € y más de 9.000 €.
Como ya sabrás, la función de un pararrayos no es otra que captar, a través de su cabezal, la energía eléctrica de los rayos que podrían llegar a dañar el edificio, para derivarla a la tierra evitando cualquier peligro o riesgo.

Pero a pesar de que el objetivo principal sea el mismo, hay distintos tipos de pararrayos cuyo suministro e instalación pueden tener precios ligeramente diferentes. En la siguiente tabla mostramos algunos ejemplos aproximados:

PRECIOS DE INSTALACIÓN DE PARARRAYOS

Tipo de pararrayos Precio
Pararrayos de punta Franklin 5.000 €
Pararrayos de malla conductora 6.800 €
Pararrayos con dispositivo de cebado 6.100 €


Los sistemas de protección contra rayos pueden instalarse tanto en edificios de viviendas como en comercios y naves industriales. Si quieres obtener un precio que se ajuste a tu caso en concreto, solo tienes que pedir precio para instalar un pararrayos a profesionales especializados en este tipo de servicios.

Cuánto cuesta instalar un pararrayos

Volver al principio

¿Cuánto vale un pararrayos?


Los dispositivos y el material necesarios para poner en funcionamiento un pararrayos pueden costar más de 2.000 € o 3.000 €. En estas instalaciones, además de con el propio pararrayos, es necesario contar con otros elementos, como el mástil, el trípode o elemento de anclaje, los conductores y cables de bajada, la toma de tierra, etc.

¿Cuáles son los distintos tipos de pararrayos?


Los tres tipos de pararrayos más habituales son los pararrayos de punta Franklin, los pararrayos de malla conductora o Jaula de Faraday y los pararrayos con dispositivo de cebado (PDC).

Aunque su función principal es la misma, los distintos tipos de pararrayos tienen características particulares que podría interesarte conocer:
  • Pararrayos Franklin: También se les conoce como pararrayos de punta captadora y pararrayos de barra simple. Destacan por su sencillez (están formados por una barra con una punta metálica) y su facilidad de instalación. Son los más económicos, pero su radio de protección suele ser menor. En cualquier caso, pueden combinarse con las instalaciones tipo Jaula de Faraday.
  • Pararrayos de malla conductora: Conocidos como Jaula de Faraday, estos pararrayos se componen de una malla que cubre el inmueble o estructura que se quiere proteger. Si impacta un rayo, la corriente se distribuye por la malla y se neutraliza siendo conducida por las tomas de tierra. El precio de este sistema es más elevado y su instalación es más compleja.
  • Pararrayos con dispositivo de cebado (PDC): Estos pararrayos ofrecen un radio de protección muy amplio. Gracias a la ionización de las partículas del aire, se genera un trazador ascendente que intercepta y, posteriormente, canaliza las descargas atmosféricas. Son relativamente fáciles de instalar y muy duraderos. Además, hoy en día, es posible adquirir pararrayos PDCE que tienen todavía una capacidad mayor de captura del rayo.
Como puedes comprobar, no todos los pararrayos son iguales, aunque su instalación persigue un mismo objetivo: garantizar la protección de un inmueble o estructura. Escoger el mejor sistema es fundamental para conseguirlo, por eso esta tarea debe dejarse en manos de profesionales.

¿Quieres instalar un nuevo pararrayos en tu vivienda o negocio?
PIDE PRESUPUESTOS GRATIS

Volver al principio

¿Es obligatorio instalar un pararrayos? Normativa


Uno de los documentos que regula la instalación de pararrayos es el CTE (Código Técnico de la Edificación). En concreto, el Documento Básico SUA (Seguridad de utilización y accesibilidad).

En este texto se señala claramente que es necesario instalar un pararrayos en aquellos casos en los que la frecuencia esperada de impactos sea superior al riesgo admisible.

También se establece que aquellos edificios en los que se manipulen sustancias tóxicas, radioactivas, inflamables o explosivas, así como aquellas edificaciones que superen los 43 m de altura, deben disponer siempre de sistemas de protección contra el rayo de eficiencia E superior o igual a 0,98 (Nivel de Protección 1).
Cuando los límites de la eficiencia requerida correspondan a un Nivel de Protección 4, no será obligatorio instalar un sistema de protección contra rayos.
Precio de instalación de un pararrayos

¿Cada cuánto se hace el mantenimiento de los pararrayos?


Lo más habitual es que se realicen revisiones anuales de los pararrayos para garantizar que las instalaciones estén en buenas condiciones. En cualquier caso, los expertos también suelen recomendar que se lleve a cabo una revisión cuando el pararrayos recibe una descarga atmosférica.


Volver al principio

¿Qué se tiene en cuenta antes de instalar el pararrayos? Niveles de protección


A la hora de llevar a cabo la instalación de un pararrayos es necesario recopilar diversos datos, como las dimensiones del edificio o estructura que se quiere proteger y la frecuencia o densidad de impactos sobre el terreno (número de impactos al año por km2).

La eficiencia que debe tener el pararrayos se calcula a partir de distintos datos, como la frecuencia esperada de impactos y el riesgo admisible, que varía en función de diversos factores (tipo o materiales de construcción, contenido y uso del edificio, etc.).
A partir de ahí se determina qué nivel de protección necesita una determinada estructura y se establecen las características de las instalaciones. En cualquier caso, es posible encontrar recomendaciones generales por parte de los profesionales, como que la punta del pararrayos se sitúe a una altura de al menos dos metros sobre la zona que protege.
En la normativa se establecen 4 niveles de protección distintos que se calculan a partir de los datos que hemos indicado. A partir del nivel de protección más adecuado, se determinan otras cuestiones como las dimensiones o los ángulos que deben tener los distintos sistemas para actuar con eficacia.

Conductores de bajada y toma de tierra


Incluso aunque el pararrayos esté bien colocado y pueda captar las descargas eléctricas producidas por este fenómeno atmosférico, lo cierto es que no sirve de nada si no se cuenta con unos conductores de bajada o bajantes en condiciones y con una buena toma de tierra.

Para empezar, de acuerdo con el CTE, en el Anejo B (Características de las instalaciones de protección frente al rayo), punto B.1.2, del Documento Básico SUA, se indica que "Los derivadores conducirán la corriente de descarga atmosférica desde el dispositivo captador a la toma de tierra". De hecho, se establecen una serie de requisitos:
  • Que al menos haya un conductor de bajada por cada punta Franklin o por cada pararrayos con dispositivo de cebado. Ese mínimo se amplía a dos cuando la proyección horizontal del conductor es superior a la vertical o cuando la altura de la estructura o edificio a proteger supera los 28 m.
  • Que las longitudes de la trayectoria sean lo más cortas posible.
  • Que haya conexiones equipotenciales entre los derivadores tanto a nivel del suelo como cada 20 m.
  • Y que, cuando el sistema de protección escogido sea el de malla conductora, los derivadores y conductores de bajada se repartan por todo el perímetro del espacio que se desea proteger, respetando la separación que se exiga dependiendo del nivel de protección necesario.
  • Además, todos los elementos deben discurrir por zonas en las que no representen ningún peligro o deben contar con las correspondientes medidas de protección.
Más adelante, en el apartado B.3 se añade que la red de tierra debe ser la adecuada para poder dispersar en el terreno las descargas de los rayos.

Como ves, la instalación de un pararrayos no es un asunto menor: es necesario contar con la ayuda de profesionales expertos si queremos garantizar la seguridad de nuestro inmueble.

Volver al principio

¿Quieres instalar un nuevo pararrayos en tu vivienda o negocio?
PIDE PRESUPUESTOS GRATIS

¿Cómo obtenemos esos precios?

Miles de personas acuden a Cronoshare cada año para completar sus proyectos personales. Hacemos un seguimiento de los presupuestos que ofrecen los profesionales, y compartimos esos datos contigo, para facilitarte la elección de un profesional.

Pide presupuesto gratis

+30k

proyectos cada mes

+700K

presupuestos enviados

+25K

profesionales enviando presupuestos