¿Cuáles son las ventajas de vivir en una residencia de ancianos?

La idea de que nuestros mayores vivan en una residencia suele provocarnos cierto rechazo. Es normal que ellos sientan inquietud ante la nueva situación y eso nos lleva a sentirnos culpables por no poder dedicarles más tiempo. Pero no todo es negativo, y por eso te contamos cinco ventajas de vivir en una residencia de ancianos. Sigue leyendo si te interesa conocer qué ventajas tiene vivir en una residencia de ancianos.

Índice

Ventajas de vivir en una residencia de ancianos

Cuando la falta de tiempo o recursos nos impiden hacernos cargo de nuestros mayores como es debido, una residencia de ancianos es una buena opción. De hecho, puede ser una solución beneficiosa para todos; sobre todo para el cuidado del bienestar de los mayores.

A continuación te explicamos qué ventajas tienen este tipo de centros y cómo pueden beneficiarte a ti y a tus seres queridos de edad más avanzada.

Cinco ventajas de vivir en una residencia de ancianos


Existe el mito generalizado de que las residencias de ancianos son lugares tristes. Esta idea no puede estar más alejada de la realidad. Hoy en día este tipo de centros ofrece todo tipo de comodidades para las personas que ingresan en ellos.

Es cierto que hay centros y centros, y que es importante que sepas cómo elegir una buena residencia, pero una vez tomada la decisión las ventajas superan a los inconvenientes.

A continuación te mostramos los beneficios de vivir en una residencia para la tercera edad a partir de cinco puntos clave.

1. Cuidado y atención médica constantes


Siempre se piensa que el mejor cuidado que puede recibir una persona mayor es el dispensado por su entorno familiar más cercano. Pero esto no siempre es así, sobre todo en el caso de personas con una mayor dependencia.

Hay muchas habilidades a la hora de cuidar a personas de edad avanzada que nosotros desconocemos. Por ejemplo, cuando necesitamos mover a la persona es fácil cargar mal el peso. Esto es normal, dado que no somos profesionales en la materia, pero puede traer consecuencias. De hecho, las lesiones son habituales.

Por contra, las residencias de ancianos cuentan con profesionales capacitados para realizar todas las tareas sin dificultad. Y no solo para trasladar a los residentes, sino que también se les proporciona atención médica constante en la mayoría de los casos.

Estos cuidados ayudan a garantizar una mejor salud en las personas mayores. Además evitan descuidos como el de olvidar tomar su medicación y se elimina el riesgo de sobredosis. Todos los medicamentos son distribuidos y controlados por los profesionales.

Como dato añadido, puedes encontrar residencias adaptadas a todos los niveles de patologías. Es una forma de quitarse una preocupación sabiendo que la persona va a estar lo mejor atendida posible.

Y no pienses que esa persona se va a sentir sola o triste. En estos centros los mayores permanecen acompañados todo el tiempo. Crean vínculos tanto con el resto de ancianos como con los profesionales que trabajan allí. Siempre favoreciendo un envejecimiento saludable. Además es posible realizar visitas periódicas para que se sientan como en casa.

2. No es una situación definitiva


Muchas personas creen que entrar en una residencia es el último paso en la vida. Este sentimiento puede degenerar en una depresión. Es importante tener claro que no tiene por qué ser así.

Entrar a vivir a una residencia para la tercera edad no es una situación irreversible. Puede tratarse simplemente de una solución temporal a un problema puntual.

Entender la situación de esta manera puede ser una ventaja para la persona mayor, porque así podrá disfrutar de la experiencia sin sentirse mal. Y, cuando la situación mejore, puede volver a casa sin problema.

¿Estás buscando una residencia de ancianos?
ENCUENTRA RESIDENCIAS

3. Gran variedad de servicios


Las residencias para la tercera edad suelen contar con un gran número de servicios a disposición de los residentes. De hecho, el precio de las residencias suele ser algo elevado, pero se justifica gracias a todo lo que ofrecen.

Ya hemos comentado más en profundidad las facilidades médicas que ofrecen estos centros, pero también cuentan con otro tipo de atenciones:
  • Sociológica.
  • Psicológica.
  • Rehabilitación.
  • Dietas adaptadas.

Sobre el tema de la manutención hay que remarcar lo importante que son esos menús adaptados a cada uno. Muchos de los ancianos que viven solos no se alimentan correctamente. Por ello es muy beneficioso que alguien tenga en cuenta sus distintas necesidades nutricionales.

Los profesionales de la alimentación en las residencias preparan dietas adaptadas y controlan las posibles alergias. Además, llevar un horario de comidas también repercute de forma positiva en los residentes.

4. Actividades de estimulación


Cuando llegamos a cierta edad el cuerpo empieza a deteriorarse. Sin la atención necesaria el estado de salud de una persona puede decaer muy rápidamente.

Las residencias de ancianos se preocupan de que esto no ocurra. Asignan tareas a los residentes para ayudarles a que se sientan útiles. También preparan distintas actividades y talleres para estimular el cuerpo y la mente.

A continuación te ofrecemos algunos ejemplos de actividades que se llevan a cabo para estimular el cuerpo:

  • Actividades físicas como natación y ejercicios en el agua, ejercicios aeróbicos o ejercicio con máquinas de gimnasio. Gracias a la supervisión de un profesional se ayuda a evitar lesiones o sobre esfuerzos.
  • Juegos al aire libre, como la petanca.
  • Ejercicios enfocados a distintas partes del cuerpo: cara, cabeza, cuello, manos, muñecas, piernas, pies, respiratorios, etc.
  • Talleres para mantener y entrenar la motricidad manual: abalorios, cerámica, maquetación, papiroflexia, etc.

En cuanto a las actividades para estimular la mente, te indicamos algunas que suelen ser habituales:

  • Ejercicios de memoria, como recordar vivencias o realizar un libro de recuerdos.
  • Juegos de mesa, que también ayudan a entrenar la memoria: parchís, juegos de cartas, etc.
  • Grupos de conversación y debate.
  • Revisión de noticias y temas actuales. Este tipo de actividades les permite también mantenerse en contacto con la realidad actual.
  • Diferentes tipos de talleres y actividades: de escritura, musicales, cálculo, musicoterapia, etc.

Y además de todo esto también se realizan actividades lúdicas que les ayudan a crear esos vínculos de los que ya hemos hablado. Algunas de las más comunes son:

  • Sesiones de cine.
  • Catas.
  • Servicios religiosos.
  • Teatro.
  • Bailes
  • Salidas sociales.

Como ves, ingresar en una residencia puede terminar siendo una experiencia muy positiva para los residentes. No habrá lugar para el aburrimiento.

5. Infraestructuras adaptadas


Ya hemos visto que los cuidados se adaptan a los residentes en cuanto a patologías y alimentación. Queda analizar la infraestructura en sí misma.

Esta ventaja se aplica sobre todo a aquellos mayores que tienen algún grado de dependencia. No es lo mismo que una persona con problemas de movimiento viva en una casa particular que en un centro especializado en cuidado de mayores.

La mayoría de las residencias están adaptadas pensando en personas con diferentes tipos de dependencias y dificultades de movimiento. Por ejemplo, suelen tener instalados ascensores o rampas.

De la misma forma, la anchura de las puertas están pensadas para personas con sillas de ruedas. Y los cuartos de baño también poseen todas las facilidades para que pueda utilizarlos cualquier tipo de persona.

También se ponen al alcance de los residentes sistemas de llamada de emergencia, y barandillas en los pasillos para evitar accidentes.

En general, todo está pensado para que el lugar sea lo más seguro posible. Es difícil encontrar otro lugar donde estas personas vayan a estar mejor atendidas.

Para concluir, podemos decirte que no hay motivo para que la persona que vaya a ingresar esté triste. Y tampoco hay lugar para ningún sentimiento de culpa en los familiares.

Las residencias de ancianos pueden un lugar perfecto en el que residir con la ventaja añadida de que hoy en día existen muchas alternativas de financiación.

¿Estás buscando una residencia de ancianos?
ENCUENTRA RESIDENCIAS

Volver al principio
¿Necesitas presupuestos para Residencias de ancianos?

Recibe hasta 4 presupuestos gratis y sin compromiso.

Pide presupuestos gratis