¿Cuánto cuesta poner suelo radiante?

Rango de precios

30 € - 80 € / m2

Precio medio a nivel nacional

¿Cuánto cuesta poner suelo radiante?
25 € 30 € 80 € 95 €

Averigua el precio por m2 de instalar suelo radiante

Todos queremos conseguir el mayor confort en nuestra vivienda y muchas veces esto implica elegir un sistema de calefacción adecuado. Los suelos radiantes se están convirtiendo en una alternativa cada vez más popular. Si te interesa este sistema, probablemente querrás descubrir cuánto cuesta poner suelo radiante.

Calcula tu presupuesto de suelo radiante
Indica los metros cuadrados del inmueble y pulsa el botón 'Calcular mi presupuesto'
CALCULAR MI PRESUPUESTO
Tu presupuesto es de:
-   €
IVA incluido. Presupuesto aproximado.
¿Quieres descubrir por qué la instalación del suelo radiante puede tener un precio u otro? Solo tienes que seguir leyendo para conseguir más información sobre este sistema de calefacción.

Índice

¿Cuánto cuesta poner suelo radiante?

El sistema de calefacción por suelo radiante se instala por debajo del suelo. Es una forma de conseguir una temperatura óptima sin que la estética de la vivienda se vea afectada, ya que se trata de un sistema de calefacción invisible.

Aunque este sistema de calefacción suele recomendarse sobre todo para viviendas de obra nueva, cualquier momento puede ser el indicado para instalar un suelo radiante.

El proceso o método de instalación dependerá del tipo de superficie bajo la que se vaya a colocar el suelo radiante. Sin embargo, hay sistemas que permiten colocarlo en cualquier momento: tanto en una reforma integral como en una reforma de menor envergadura.

La instalación de suelo radiante suele costar entre 30 €/m2 y 80 €/m2. Por ejemplo, poner suelo radiante en un piso de 100 m2 podría costar entre 3.000 y 8.000 €.
Aunque esta es la franja de precios más habitual, es posible encontrar este tipo de servicio por un coste desde 25 €/m2 hasta 95 €/m2. Y tendremos que sumar también el precio de cambiar el suelo. Además, en algunos casos, el presupuesto no incluye la mano de obra ni el revestido de mortero.

Si tienes interés en averiguar cuánto puede costar tu proyecto, puedes pedir presupuesto de suelo radiante de forma totalmente gratuita.

Como hemos podido comprobar, es innegable que la instalación de un suelo radiante requiere de una inversión considerable, pero sus ventajas lo convierten en una alternativa a tener en cuenta si valoramos el precio de otros sistemas de calefacción:

  • Es invisible, dado que se instala debajo del suelo.
  • Permite distribuir el calor uniformemente.
  • Es más saludable porque como no produce corrientes de aire ayuda a reducir el polvo y a evitar la aparición de ácaros, lo que es beneficioso para las alergias. Además reseca menos el ambiente.
  • Su instalación suele mejorar tanto el aislamiento térmico como el aislamiento acústico del inmueble.
  • Es muy versátil y, aunque frecuentemente se instala bajo el suelo, también puede instalarse en el techo. Además los sistemas con bomba de calor pueden refrigerar además de caldear la estancia.

Cuánto cuesta poner suelo radiante

Volver al principio

Tipos de suelos radiantes: ¿Cuál es mejor?

Al igual que ocurre con otros sistemas de calefacción, no hay un único tipo de suelo radiante. En este caso, se suelen distinguir dos tipos: por un lado tenemos el suelo radiante por agua caliente o suelo radiante hidrónico, y por el otro está el suelo radiante eléctrico o hilo radiante.

Elegir entre uno u otro puede ser complicado. Por eso queremos hablarte de las ventajas y desventajas de cada sistema para que puedas escoger el que mejor se adapte a lo que necesites.

Volver al principio

Suelo radiante por agua o hidrónico

Este tipo de suelo radiante consiste en la instalación de una serie de tubos y tuberías debajo del suelo por las que circula agua caliente. Se colocan sobre planchas aislantes y se cubren con mortero para después colocar el suelo definitivo.

Por norma general, el suelo radiante por tubos de agua implica una instalación más compleja, lo que suele afectar al presupuesto.

Por otra parte, es un sistema similar al de los radiadores de agua. De hecho es necesario contar con una caldera o bomba de calor que genere el agua caliente. El inconveniente de esto es que, si no dispones de una, aumentará todavía más la inversión inicial.

A pesar de los detalles que acabamos de mencionar, el suelo radiante hidrónico también implica una serie de ventajas muy interesantes. Es un sistema de calefacción muy eficiente y favorece en gran medida el ahorro en el consumo energético y, por lo tanto, también en las facturas.

La instalación de este tipo de suelo radiante ayuda a reducir el consumo energético entre un 10 % y un 30 %.
La instalación de suelo radiante por agua es especialmente recomendable en viviendas de gran tamaño o que estén envueltas en una reforma o rehabilitación.

Precio de instalación de suelo radiante

Volver al principio

Suelo radiante eléctrico

Este tipo de suelo radiante se calienta gracias a una resistencia eléctrica. La parte positiva de esto es que no necesita caldera para funcionar, es decir, que es un aspecto que nos podemos ahorrar.

Pero esta ventaja viene acompañada de un inconveniente, y es que al ir conectado a la red eléctrica el ahorro energético será menor con este tipo de suelo radiante y lo notaremos más en las facturas.

En cualquier caso, el hilo radiante es un sistema de calefacción eficiente que merece ser tenido en consideración, ya que podemos beneficiarnos de una instalación más sencilla y económica.

Su instalación suele recomendarse en viviendas de tamaño más reducido.

Volver al principio

¿Qué hay que tener en cuenta antes de instalar suelo radiante?

Es posible que ya tengas claro que quieres instalar un suelo radiante, ya que has podido obtener algo más de información sobre sus ventajas y funcionamiento. Sin embargo, antes de tomar la decisión es importante tener en cuenta algunos aspectos:
  • Tipo de suelo. No todos los tipos de suelos funcionan igual de bien con un sistema de calefacción de este tipo. En este caso, cuanto más aislante sea el suelo, menor será la eficiencia energética, ya que resultará más difícil que transmita el calor. Para que puedas hacerte una idea, los suelos cerámicos o pétreos (mármol, terrazo, etc.) son la mejor alternativa, mientras que otro tipo de materiales, como la madera, suelen desaconsejarse.
  • Mantenimiento. Este tipo de calefacción, sobre todo el suelo radiante hidrónico, necesita un mantenimiento periódico y preventivo para poder evitar averías.
  • Regulación de la temperatura. No basta con instalar el sistema; también hay que incluir dispositivos para regular la temperatura. Hoy en día es posible elegir entre una gran variedad y la temperatura puede controlarse utilizando desde un termostato hasta una aplicación móvil.
  • Diferentes tipos de sistema. Como ya sabes, el suelo radiante puede funcionar gracias al suministro de ACS (Agua Caliente Sanitaria) o conectado a la instalación eléctrica. Pero es que además puede funcionar con otros sistemas como, por ejemplo, paneles solares.

Volver al principio

¿Quieres instalar un sistema de calefacción por suelo radiante?
PIDE PRESUPUESTO GRATIS

¿Cómo obtenemos esos precios?

Miles de personas acuden a Cronoshare cada año para completar sus proyectos personales. Hacemos un seguimiento de los presupuestos que ofrecen los profesionales, y compartimos esos datos contigo, para facilitarte la elección de un profesional.

Pide presupuesto gratis

+30k

proyectos cada mes

+700K

presupuestos enviados

+25K

profesionales enviando presupuestos