¿Cómo saber si tienes inteligencia emocional? Test de inteligencia emocional

El test de coeficiente intelectual (CI) analiza las capacidades cognitivas como la comprensión verbal, la memoria, la velocidad de procesamiento, el razonamiento fluido y la capacidad visoespacial. Esto podría suponer que si una persona se basa únicamente en lo que arroja este tipo de test, tenga la creencia de que es "más o menos" inteligente que la media. La importancia que le damos al cociente intelectual no es del todo adecuada y puede influirnos de manera negativa en la autoestima.

No obstante, el psicólogo Howard Gardner y su teoría de las Múltiples Inteligencias de 1983 mostró que:

La inteligencia no es algo innato y fijo que domina todas las destrezas y habilidades de resolución de problemas que posee el ser humano, estableció que la inteligencia está localizada en diferentes áreas del cerebro, interconectadas entre sí y que pueden también trabajar en forma individual, teniendo la propiedad de desarrollarse ampliamente si encuentran un ambiente que ofrezca las condiciones necesarias para ello.
Así que, la creencia de que solo existía un tipo de inteligencia y que era o no innata en la persona, quedó descalificada, ya que hay distintos tipos de inteligencia: musical, naturalista, lógica-matemática, lingüística, espacial, kinestésico-corporal, inteligencia intrapersonal, inteligencia interpersonal y, gracias a la plasticidad de nuestro cerebro, es posible desarrollarlas.

En este artículo hablamos de la emocional, que la dio a conocer el psicólogo Daniel Goleman en el 97, y de cómo podemos medirla con el test de inteligencia emocional.

Índice

Test de inteligencia emocional

El test de inteligencia emocional mide tres dimensiones clave


1. Si soy capaz de identificar las emociones de forma adecuada, así como las de los demás.

2. Si las comprendo bien y las expreso correctamente.

3. Si soy capaz de regularlas de manera adecuada y mantener un equilibrio emocional.

Ejemplo de test de inteligencia emocional


Mis emociones

  1. Suelo reconocerlas fácilmente y las gestiono de manera adecuada.
  2. En la mayor parte de ocasiones me superan.
  3. Siempre me dejo llevar por ellas y me acaban desbordando.

Soy capaz de detectar los sentimientos de los demás

  1. Normalmente sí.
  2. En ocasiones acierto, pero otras no.
  3. Me da igual. No es algo que me preocupe.

Ante situaciones novedosas

  1. Me suelo adaptar con facilidad.
  2. Dudo sobre cómo actuar, aunque intento enfrentarme.
  3. Me paralizo y no sé cómo actuar.

Cuando cometo un error

  1. Lo reconozco y lo asumo.
  2. No lo reconozco del todo, es posible que cambie de tema.
  3. Trato de ocultarlo como sea para no reconocerlo.

Cuando me siento decaído

  1. Intento comprender por qué me siento así, trato de gestionar mi reacción ante la situación y trabajo para que me afecte lo menos posible.
  2. Me cuesta mucho ser positivo.
  3. Pierdo interés y la motivación de hacer actividades.

Suelo darle vueltas a las cosas, ya sean importantes o no

  1. No, no suelo hacerlo.
  2. Solo lo hago con problemas graves.
  3. Sí, constantemente.

Me cuesta decir que no

  1. No, no me cuesta.
  2. Sí, a veces me cuesta.
  3. Siempre. No sé decir que no.

Cuando me equivoco

  1. Evalúo lo ocurrido y no le doy mayor importancia, aunque trato de aprender del error y mejorar.
  2. Me siento culpable si veo que ha sido mi error.
  3. Por norma general me siento culpable.

Suelo sentirme triste

  1. Rara vez.
  2. A veces.
  3. Constantemente.

Cuando siento que estoy enfadado

  1. Expreso mi opinión y mis sentimientos.
  2. No siempre tengo el valor de expresar lo que siento.
  3. Nunca expreso enfado u otros sentimientos.

Mi estado de ánimo suele ser

  1. Casi siempre suelo tener el mismo humor.
  2. Depende del día y de las circunstancias.
  3. Muy variable.

Cuando no consigo llegar a un acuerdo con alguien

  1. Hago todo lo posible por intentar alcanzarlo.
  2. Suelo intentar fusionar las distintas posturas.
  3. Huyo y solo vuelvo si el ambiente se ha calmado.

Ante las dificultades

  1. Me crezco y lucho hasta el final.
  2. A veces tengo mucha fuerza y las afronto, otras, en cambio, no.
  3. Prefiero eludirlas que afrontarlas.

Los problemas de los demás

  1. No me suelen afectar.
  2. Me cuesta que no me afecten.
  3. Por lo general me afectan.

Intento complacer a los demás, aunque no me apetezca

  1. No tiendo a hacerlo.
  2. A veces sí, a veces no.
  3. Siempre.

Resultados del test de inteligencia emocional


Para obtener los resultados, suma los "1", "2" y "3" de manera independiente de los enunciados que has contestado y lee las conclusiones extraídas de tu test.

  • Si has obtenido mayoría de "1": Tienes una inteligencia emocional alta. Reconoces tus emociones y eres capaz de manejarlas y gestionarlas sin problemas. Aunque la situación no sea la más idónea, sabes cómo entender qué emoción y el porqué la manifiestas. Además de esto, tienes empatía, es decir, tratas de entender y comprender a los demás y por ello muestras facilidad para ponerte en el lugar de las otras personas. Del mismo modo, tienes bastante capacidad para reconocer tus errores y asumirlos, y esto te permite crecer a nivel personal.

  • Si has obtenido mayoría de "2": Tienes inteligencia emocional media, es decir, que en la mayoría de ocasiones comprendes tus emociones y las de los demás, y las sabes gestionar, no obstante, hay ciertas situaciones (posiblemente más delicadas) en las que manejarlas te resulta un poco más complicado. No te preocupes, recuerda que es una habilidad que puedes entrenar y desarrollar.

  • Si has obtenido mayoría de "3": Tienes una inteligencia emocional baja. Posiblemente, te cueste reflexionar antes de reaccionar y lo haces con impulsividad sin importar el tipo de situación. Por lo general, la tristeza es de las emociones que más te invade. Además, tienes tendencia a enfadarte con facilidad. Debes trabajar para aprender a relativizar aquello que te ocurre, así como para entender más tus propias emociones y las de los demás. Pues tener inteligencia emocional desarrollada te dará grandes beneficios en la vida como comprenderte más a ti mismo y a los demás, te ayudará a conseguir tus objetivos y, sobre todo, a tener bienestar.

Como la inteligencia emocional puede desarrollarse, si crees que tienes demasiados "3" y te gustaría aumentar tu IE, no dudes en hacerlo junto a un psicólogo o psicóloga profesional que te guíe y te proporcione las pautas más adecuadas para ello.

¿Te gustaría desarrollar tu inteligencia emocional?
PIDE PRECIO GRATIS AQUÍ
Descubre cómo ser un buen líder aquí.
Volver al principio
¿Necesitas presupuestos para Psicólogos?

Recibe hasta 4 presupuestos gratis y sin compromiso.

Pide presupuestos gratis