Qué es la inteligencia emocional, por qué es importante y cómo desarrollarla

La inteligencia emocional es uno de los conceptos que más fuerza está tomando actualmente, no solo en el ámbito de la psicología, sino en otros ámbitos como la escuela, el trabajo o el ámbito personal, por ejemplo. Un buen manejo de las emociones marcará la diferencia entre una vida de éxito o fracaso en la relación con nosotros mismos, con los demás y con el entorno.

En este artículo te hablamos sobre qué es la inteligencia emocional, los distintos tipos de IE que podemos encontrar, así como ejemplos, cómo saber el nivel de inteligencia emocional que tienes o características de las personas con alta inteligencia emocional, entre otro tipo de contenido relacionado. Sigue leyendo para no perdértelo.

Índice

La inteligencia emocional se dio a conocer gracias al psicólogo Daniel Goleman que lo popularizó en 1997, no obstante, fue en 1983 cuando el psicólogo Howard Gardner mostró la teoría de las Inteligencias Múltiples, donde afirmaba que hay 12 tipos de inteligencia. Y a partir de ahí algunos psicólogos (Peter Salovey y John Mayer en 1990) comenzaron a cuestionarse que no podía haber un único indicador de inteligencia para medir el coeficiente intelectual.

¿Qué es la inteligencia emocional?


Es un conjunto de habilidades adquiridas por nacimiento o que se aprenden a lo largo de nuestra vida, en las que se destaca la empatía, la motivación de uno mismo, el autocontrol, el entusiasmo y el manejo de emociones.

Concretamente, la inteligencia emocional está relacionada con la reacción que tiene una persona ante diversos tipos de situaciones y la manera que tiene de gestionar esa reacción; el cómo no se deja llevar por sus propias emociones.

Se puede desarrollar desde temprana edad. De hecho, poder trabajar la inteligencia emocional desde pequeños hace que de adultos sea mucho más sencillo gestionar emociones y poder ver desde otra perspectiva mucho más positiva cada situación, entre otros grandes beneficios que nos aporta. Por eso, si te gustaría saber cómo desarrollar la inteligencia emocional en niños, lee nuestro artículo sobre ello.

Desarrollar inteligencia emocional desde pequeños

Dos formas elementales de inteligencia emocional


Hay dos maneras básicas en las que se divide este tipo de inteligencia:

  • Inteligencia interpersonal. En este aspecto de lo que se trata es de entender y comprender las emociones de los demás y, sobre todo, tener la habilidad de reaccionar según el estado anímico de la otra persona.

  • Inteligencia intrapersonal. Aquí lo que se refiere es al entendimiento y comprensión de las propias emociones, el tenerlas en cuenta a la hora de tomar decisiones y ser capaces de poder controlarlas sin que nos dominen.

Si te gustaría entrar más en detalle sobre las diferencias entre inteligencia interpersonal e intrapersonal, no te pierdas nuestro artículo.

Tipos de inteligencia emocional


  • Empatía: Comprender cómo se sienten los demás y actuar en consecuencia es fundamental para conseguir una buena comunicación y, sobre todo, una relación saludable. "Ponerse en los zapatos del otro". Cada uno de nosotros reaccionamos de una manera distinta a los estímulos según diversos factores como sociales, económicos, cómo hayamos vivido nuestra infancia, etc.

  • Habilidades sociales: Un buen liderazgo y gestión de conflictos consigue que haya una buena relación con los demás en el plano personal, pero en el laboral, se consigue el trabajo en equipo y con ello el camino al éxito.
  • Si te gustaría conocer más en detalle sobre inteligencia emocional en el lugar de trabajo, no te puedes perder nuestro artículo en el que te contamos la importancia de ello.
  • Autoconocimiento: Posiblemente, uno de los aspectos qué mucha gente desconoce; sus propias emociones. El autoconocimiento es la capacidad de reconocer nuestras emociones, escucharlas, comprenderlas, aceptarlas y gestionarlas. De nosotros mismos depende cómo pensemos y nos sintamos al respecto de lo que ocurra a nuestro alrededor.

  • Motivación: La automotivación y motivación de otros a la hora de proponer y alcanzar objetivos. Mantener una actitud positiva y resiliente frente a las adversidades es fundamental, no solo para conseguirlo, sino para no sufrir ante situaciones difíciles u obstáculos que se nos presentan, muchas veces inesperados.

  • Autorregulación: El autocontrol también es uno de los pilares fundamentales, ya que es básico a la hora de regular nuestras emociones que tanto nos influyen a la hora de tomar decisiones en nuestra vida.

¿Sabías que la IE juega un papel fundamental en la gestión del estrés? Tal vez te pueda interesar cómo gestionar el estrés con inteligencia emocional, aunque, por supuesto, desde Cronoshare siempre recomendamos acudir a un psicólogo profesional, que pueda valorar de manera personalizada la situación de cada persona, y ofrecer la terapia, herramientas y consejos expertos más adecuados, con el objetivo de mejorar el bienestar.

¿Buscas un profesional de la psicología?
PIDE PRECIO GRATIS AQUÍ

Ejemplos de IE


¿Dónde podemos encontrar ejemplos de inteligencia emocional?
  • Cuando no se juzga el hecho de sentirse bien o mal, simplemente se reconoce que nuestras emociones son transitorias y que pasarán con el tiempo. Debemos ser observadores.
  • Si conseguimos analizar las reacciones o impulsos inmediatos a la emoción, podemos interpretarlas y aprender para poder manejarlas.
  • Alegrarse y valorar los triunfos ajenos, no solo propios.
  • Reconocer y aceptar los errores y, especialmente, ser capaces de perdonarnos a nosotros mismos.
  • Saber distinguir las emociones, no confundirlas, ya que eso nos ayudará a manejarlas mejor.
  • Cada persona es única, así como sus emociones y sentimientos. Sobre todo sus vivencias. No hay que caer en el error de generalizar.
  • Encontrar el equilibrio entre el éxito y el fracaso; ser humildes cuando triunfamos, pero también saber que los errores son el mejor aprendizaje en la vida.
Y, en definitiva, tener inteligencia emocional nos aporta un gran número de beneficios y con ello bienestar.

Qué es la inteligencia emocional

¿Cómo podemos saber el nivel de nuestra inteligencia emocional? Test


Hasta no hace mucho tiempo tan solo se tenía en cuenta la medición del Coeficiente Intelectual (CI) para determinar el nivel de inteligencia de una persona, no obstante, para la emocional no había forma de medición, hasta que el psicólogo Howard Gardner y su teoría de las Múltiples Inteligencias de 1983 demostró que había más de un tipo de inteligencia. Si te estás preguntando cómo medir la IE, te diremos que existe un test elaborado por los profesionales de la psicología, que mide las siguientes cuestiones:
  1. Si se es capaz de identificar las emociones de forma apropiada, y las de los demás.
  2. Si se es capaz de comprender bien y expresarlas de manera adecuada.
  3. Si se es capaz de regularlas y mantener un equilibrio emocional.
En el siguiente artículo podrás encontrar un ejemplo de test de inteligencia emocional y más información detallada.

¿Cómo podemos desarrollar la inteligencia emocional siendo adultos?


Cada vez se le otorga mayor importancia al cuidado de la salud mental, además de la física. Es por ello por lo que muchos adultos se preguntan cómo pueden trabajar la IE. Es posible desarrollarla, no obstante, hay que ser constantes y, desde luego, estar predispuestos a ello.

Antes de nada, debemos hacer el primer paso fundamental, que es reconocer o detectar una emoción. La mayoría de personas se deja fluir por lo que está sintiendo sin pararse a analizar el porqué y el cómo está reaccionando ante ello.

Si somos consciente del tipo de emoción que estamos experimentando y lo que nos produce sentirla, seremos capaces de manejarla con la práctica, para que poco a poco consigamos un equilibrio emocional; ni reprimirla ni que se desborde. Si deseas conocer más al respecto, en nuestro artículo 10 pasos para desarrollar la inteligencia emocional siendo adultos podrás encontrar más información.

Vocabulario emocional: ¿Qué es y para qué sirve?


Llamamos vocabulario emocional al conjunto de términos relacionados con las emociones, es decir, aquellas palabras que utilizamos para denominarlas y describirlas.

El ser humano tan solo utiliza el 10 % de este tipo de vocabulario, por lo que las palabras que más predominan a la hora de expresar qué sentimos suelen ser "bien" o "mal".

Imagínate si aumentásemos ese porcentaje y utilizásemos otro tipo de términos para referirnos a nuestras emociones.

Esto haría que nosotros mismos e incluso los demás puedan comprender mucho mejor cómo nos sentimos, y actuar en consecuencia de la manera más adecuada.

Algunos ejemplos de términos podrían ser: Motivación, ilusión, alivio, tranquilidad, alegría o entusiasmo, en lugar de decir que simplemente estás bien (que no es que esté mal decir simplemente bien, pero enriquece y especifica).

¿Te has quedado con curiosidad de saber un poco más? Sigue leyendo sobre vocabulario emocional en este artículo.

¿Cómo puedo alcanzar la madurez emocional?


Las personas con inteligencia emocional alta comparten una serie de habilidades como pueda ser una buena gestión emocional, una manera determinada de reaccionar ante determinadas situaciones, sobre todo delicadas (relativizando, siendo positivos, calmados o buscando lo mejor para ambas partes) o siendo empáticos, por ejemplo.

Entonces, ¿cómo podemos llegar a tener una IE alta?

Hay una serie de hábitos que podemos adquirir para conseguir madurez emocional. De manera resumida te los detallamos:
  • Practicar el control emocional para evitar ser impulsivos, pero sin reprimir.
  • Llevar un diario de emociones en el que plasmar cada día nuestros pensamientos y sentimientos.
  • Aprender de los errores, no verlos como un fracaso, sino como un aprendizaje.
  • Practicar meditación o mindfulness para estar y disfrutar del presente.
  • Ser asertivos.
  • Practicar la escucha activa.
  • Aprender a despegarse para evitar el sufrimiento (desapego emocional).
  • Tener en consideración tanto nuestras emociones como las de los demás, son igual de válidas.

Inteligencia emocional en la resolucion de conflictos


La mayoría de conflictos o discusiones no tendrían cabida si se hiciese uso de la inteligencia emocional.

De hecho, según los expertos, hay varias maneras de afrontar los conflictos, y estas son:
  • Huyendo para evitarlo
  • Enfrentándose
  • Dialogando
Las dos primeras no suelen estar recomendadas, puesto que de esos modos el problema no desaparece, y es posible que empeore.

Aunque pueda parecer que enfrentarse al problema es lo más adecuado, esta opción suele conllevar un enfrentamiento con desbordamiento emocional, que con total seguridad empeorará la situación.

Así que la mejor opción es el diálogo. Un diálogo en el que se busque un acuerdo para que ambas partes implicadas ganen.

En un diálogo en el que se hace uso de este tipo de inteligencia, en el que se negocia, se expresa de manera adecuada las emociones, cada parte se pone en el lugar de la otra, es mucho más probable que llegue a buen puerto y, sobre todo, no se sufra o se sufra lo menos posible.

Si te resulta interesante, puedes leer aquí ejemplos y consejos sobre inteligencia emocional para resolver conflictos.

Inteligencia emocional y resolución de conflictos

¿Te gustaría desarrollar la Inteligencia Emocional?
PIDE PRECIO GRATIS AQUÍ

Volver al principio
¿Necesitas presupuestos para Psicólogos?

Recibe hasta 4 presupuestos gratis y sin compromiso.

Pide presupuestos gratis