¿Cuáles son las ventajas de ser emocionalmente inteligente?

¿Sabías que la inteligencia emocional (IE) aporta muchísimos beneficios? Las personas que son emocionalmente inteligentes son conscientes de sus propias emociones y son capaces de controlarlas, entienden las emociones de los demás y actúan en consecuencia; teniendo así relaciones más saludables y, por supuesto, sufren menos, ya que son conscientes de que hay situaciones difíciles, una sucesión de cambios o acontecimientos impredecibles, en los que, con una buena gestión emocional, se pueden sobrellevar mucho mejor y reducir o evitar el estrés o la ansiedad que de ello deriva y que tanto perjudica a nuestro bienestar si estos estados se prolongan.

Pues en este artículo te detallamos cuáles son las ventajas de ser emocionalmente inteligentes en cualquier ámbito de nuestra vida. ¡Sigue leyendo para no perdértelo!

Índice

Beneficios de ser emocionalmente inteligentes

¿Cuáles son las ventajas de ser emocionalmente inteligentes?


Gracias a la habilidad de comprender mejor nuestras propias emociones, las de los demás y saber gestionarlas, nos hace más capaces de lidiar con situaciones difíciles que, de otro modo, nos producirían estrés y ansiedad, como comentábamos al inicio de este artículo. Pero la inteligencia emocional es de gran importancia en cualquier ámbito de nuestra vida e incluso desarrollarla desde niños es fundamental para generar un ambiente saludable, relaciones interpersonales sanas, calma y tranquilidad consigo mismo y con el entorno y, por supuesto, una mejor calidad de vida y éxito desde bien pequeños. Hoy en día se está poniendo más foco en los colegios para que la inteligencia emocional se fomente y desarrolle desde niños.

1. Mayor autoconocimiento, mejor toma de decisiones


Es uno de los aspectos principales de la inteligencia emocional. Gracias al hecho de conocerse a uno mismo, se descubren fortalezas o limitaciones para poder mejorar, y tomar mejores decisiones en la vida. Además, el autoconocimiento tiene mucho que ver en la alta autoestima y seguridad en uno mismo.

2. Bienestar laboral y buen liderazgo


Por supuesto, la inteligencia emocional también aporta beneficios en el ámbito laboral. Detrás de un buen liderazgo hay IE. Y no solo en un líder, que los trabajadores tengan desarrollada este tipo de inteligencia es fundamental para las buenas relaciones saludables entre compañeros, el trabajo en equipo, un buen ambiente laboral, se mejora la productividad y, en general, el bienestar laboral.

3. Protección ante el estrés


Una buena gestión emocional, también esencial, consigue que dominemos nuestras emociones y, sobre todo, las reacciones que podrían ser perjudiciales tanto para nosotros mismos como para los demás. Si controlamos nuestras emociones, gestionamos mejor las situaciones, por lo que el estrés que podría derivarse de ellas sin una gestión emocional, se minimiza.

4. Mejores relaciones interpersonales


Siendo empáticos, es decir, conociendo y entendiendo las emociones de los demás, nos hace llevar mucho mejor los posibles conflictos y nos hace tener una buena relación interpersonal y saludable.

5. Desarrollo personal


Sin autoconocimiento y gestión emocional, difícilmente podrá haber desarrollo personal. Muchas personas acuden a profesionales expertos como los coaches de desarrollo personal para que les guíen o les ofrezcan las pautas necesarias para explorar y fomentar ese desarrollo personal tan beneficioso como, por ejemplo, descubrir nuestras fortalezas para sacarles el máximo partido en cualquier situación cotidiana, y las debilidades, para trabajarlas con el objetivo de mejorar, entre otros beneficios.

6. Ayuda a conseguir las metas propuestas con mayor motivación


Al ser conscientes de nuestras emociones, de que siempre van a haber situaciones más difíciles que otras, y gracias a la gestión emocional, seremos conscientes de que no todo lo que planificamos o deseamos que salga de algún modo concreto, será más difícil tirar la toalla o derrumbarnos ante ello.

7. La inteligencia emocional ayuda a dormir mejor


Un equilibrio emocional evita que tengamos ansiedad, trastorno que influye de manera negativa en nuestra calidad del sueño. Si no descansamos lo necesario, esto nos puede afectar a la salud. ¿No te ha pasado sentirte más irascible al no haber dormido bien?

8. Bienestar en general


Muchas de las patologías surgen a raíz de una mala gestión emocional. Por eso, cada vez más personas acuden a un psicólogo o psicóloga profesional que les ayude a desarrollar esta capacidad con el objetivo de tener bienestar.

¿Te gustaría desarrollar tu inteligencia emocional?
PIDE PRECIO GRATIS AQUÍ

Volver al principio
¿Necesitas presupuestos para Psicólogos?

Recibe hasta 4 presupuestos gratis y sin compromiso.

Pide presupuestos gratis